Dietas ricas en proteínas y apetito – Últimas investigaciones - NutriBold

Dietas ricas en proteínas y apetito – Últimas investigaciones

DIETAS-RICAS-EN-PROTEINA

Las dietas ricas en proteínas y bajas en carbohidratos (RPBC) han sido la tendencia nutricional más popular de la última década. Incluyendo programas para perder peso como la dieta Atkins o la Dukan, las dietas cetogénicas adaptadas a deportistas para mejorar el uso y la resistencia de la energía, y los movimientos de estilo de vida como el Paleo, donde los carbohidratos han caído considerablemente a favor de mucha gente.

Las dietas RPBC aceleran el metabolismo muscular, una vez que las reservas de glucógeno están completas, lo que generalmente ocurre en la primera semana, los tejidos no tienen acceso a la glucosa por mucho más tiempo. A pesar de que la glucosa puede ser producida por algunos aminoácidos, la mayor parte de la energía del cuerpo proviene de los cuerpos cetónicos, que son moléculas formadas por la reserva de ácidos grasos del cuerpo. Éstas pueden ser utilizadas directamente por muchos órganos y tejidos corporales, incluyendo el cerebro.

Una paradoja desconcertante de estos tipos de dietas es que permiten que la persona consuma casi una cantidad ilimitada de comidas sustanciosas, y a pesar de eso son muy efectivas para perder peso. Muchos científicos por supuesto se intrigaron e investigaron y llegaron a la conclusión de que la gente que seguía dietas RPBC simplemente utilizaban más energía de la que consumían.

Desde entonces se ha establecido que una alta ingesta de proteína suprime el apetito, pero no sabemos porqué. Muchas teorías se han lanzado para explicar esto, desde el largo tiempo de digestión y la falta de estimulación de la insulina hasta la insipidez y monotonía de las comidas.

Estudio científico que analiza la cetósis

Un grupo escocés decidió investigar más a fondo en una de las mayores teorías detrás de la supresión del apetito, que los cuerpos cetónicos son responsables del cambio en el apetito. La cetosis puede ocurrir en el cuerpo durante los momentos de ayuno o inanición y los científicos propusieron que el apetito reducido puede ser el resultado de las áreas del cerebro relacionadas al apetito actuando los cuerpos cetónicos como combustible y moderando el hambre en consecuencia.

Se realizó un estudio en el que se utilizó dos grupos de hombres con sobrepeso, uno realizó una dieta RPBC, y el otro una dieta que proporcionaba la misma cantidad de energía con una toma normal de carbohidratos durante un mes. Luego se intercambiaron los grupos con el otro tipo de dieta por un mes. Al final de cada mes, los científicos observaron la forma en que el cerebro utilizó la glucosa y los cuerpos cetónicos, examinando 54 regiones distintas. Se midió la cantidad de cetonas en sangre y los individuos completaron un cuestionario para medir sus niveles de hambre.

Como se esperaba, los hombres que siguieron las dietas ricas en proteínas y bajas en carbohidratos tenían niveles muchos más altos de cetonas y más bajos de hambre. Aunque el uso total de glucosa por el cerebro se redujo en un 5% en los que hicieron la dieta RPBC, los autores se sorprendieron al no ver diferencias en la cantidad de glucosa utilizada por varias partes del cerebro cuando se compararon los dos tipos de dietas.

El grupo concluyó que los niveles inferiores de apetito en las dietas RPBC no fueron causadas por las diferencias en el uso de glucosa por el cerebro. Mientras que las razones de la reducción del apetito en las dietas RPBC siguen siendo un misterio, y es posiblemente una combinación de varios factores, estas dietas son aún, para mucha gente, una forma inusual pero efectiva de perder peso, alcanzar sus objetivos para estar en forma, o mejorar su bienestar general.

Lobley GE, Johnstone AM, Fyfe C, Horgan GW, Holtrop G, BremnerDM, Broom I, Schweiger L, Welch A. Glucose uptake by the brain on chronic high-protein weight-loss diets with either moderate or low amounts of carbohydrate. Br J Nutr. 2014 Feb;111(4):586-97.
Welcome Fit 728x90

Si te ha servido este artículo ¡dale a me gusta!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *